Caso Clínico Real



 

Peeling Químico

 

Como los varios métodos de resurfacing, el peeling químico busca remover las capas superficiales de la piel, para tal fin en este caso, se hace por medio de la aplicación de sustancias químicas.

Las indicaciones son: lesiones de las capas superficiales o medias de la piel como cicatrices y lesiones pigmentadas, arrugas por envejecimiento normal, alteración de las características dérmicas, como es el envejecimiento prematuro o manchas por exposición a la luz solar, entre otras.

El principal criterio para la selección de las diferentes sustancias es el tipo de lesión a tratar y su profundidad. Es un procedimiento ambulatorio que dura pocos minutos y que no requiere utilización de anestesia, excepto en peeling profundo en el que se prefiere sedar al paciente.

Luego de su aplicación se puede producir sensación de escozor, con posterior inflamación, costras y alteración de la sensibilidad. Así mismo enrojecimiento de la piel de duración variable y que puede extenderse hasta por un período de meses en las peelings más profundos.

Entre más profundo sea el peeling, más prolongados se verán los resultados, pero mayores serán los efectos secundarios.