Lipoescultura Facial

 

Al tratar el tema de la lipoescultura facial, se debe traer a colación la liposucción y lipoinyección facial, dos procedimientos que permiten lograr o recuperar la forma más adecuada de la cara.

 LIPOSUCCIÓN FACIAL

Son muchas las áreas en las cuales se puede realizar liposucción facial, siendo las más frecuentes la zona periférica a los carrillos, el mentón y el cuello.

Estas zonas son las más susceptibles de presentar depósitos de grasa que la dieta no puede eliminar en su totalidad, circunstancia bajo la cual se produce en el paciente un aspecto de sobrepeso u obesidad y aumento en la edad aparente del paciente. Es por ello que la liposucción es una opción para lograr un contorneado facial, que resulta en un aspecto más fresco, joven y esbelto.

La liposucción utiliza un tubo especial llamado cánula que se introduce por pequeñas incisiones y, por medio de presión negativa, extrae las células grasas.

Debido al débil equilibrio y el tamaño de las estructuras faciales, la cantidad de tejido extraído debe ser exacto, porque de lo contrario se obtendría un efecto contrario al deseado.


• LIPOINYECCIÓN FACIAL

Este es un método que tiene un objetivo contrario al anterior, ya que lo que se desea es aumentar el tamaño del área implantada o rellenar pliegues cutáneos o líneas de expresión por medio de la introducción de tejido graso.

El objetivo es trasladar a la cara tejido graso procedente de alguna otra zona del cuerpo, generalmente del abdomen, aunque puede ser obtenida de otros múltiples sitios.

La zona a implantar debe ser previamente evaluada porque en este procedimiento, talvez en mayor medida que en el anterior, es fundamental la determinación de sus límites y el cálculo de la cantidad de tejido graso a transferir, porque los excesos son difíciles de retirar.


En ambos casos el paciente debe ser visto en consulta previamente para descartar patologías que puedan interferir con la cirugía y su período postoperatorio, como son alteraciones de la coagulación, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares, para minimizar la probabilidad de presentación de complicaciones.


 

Caso Clínico

( Click para ampliar)

 

Cómo es un postoperatorio normal?

  • • El postoperatorio cursa con dolor que debe ser tolerable.
  • • Puede presentarse:
  • • Edema progresivo, no súbito, que puede aparecer y aumentar en las primeras 48
    horas, pero que disminuye y desaparece en dos semanas.
  • • Equimosis que pueden durar hasta quince días.

Cuáles son las recomendaciones que se deben tener en cuenta luego de esta cirugía?

  • • Reposo absoluto los primeros tres días.
  • • Cabeza elevada durante la primera semana.
  • • Aplicación de hielo y compresas frías para disminuir la inflamación y evitar hematomas.
  • • Mantener limpios y secos los vendajes hasta que se retiren, o en caso contrario, consultar
  • ..para su cambio.
  • • Usar protección U.V, mientras cede completamente la equimosis.
  • • Cumplir con la toma y aplicación de medicamentos formulados.
  • • No ingerir bebidas alcohólicas en las dos primeras semanas del postoperatorio.
  • • Evitar esfuerzos durante las dos primeras semanas.
  • • Evitar saunas durantes los primeros dos meses.
  • • Dieta normal.